11 de abril de 2017

Tercera noche

11/04/17, 23:20


La pasada noche aunque probablemente hubiera necesitado escribir, el cansancio ganó la batalla a la tristeza. Pero hoy teniendo unas pocas más de fuerzas, vuelvo a necesitar escribir. Es tan raro estar leyendo tus palabras de que estas orgulloso de mi, cuando yo no lo estoy de mi misma que se me escapan las lágrimas. Dices que he logrado muchas cosas en poco tiempo, pero para mí no es verdad. Para mi lograrlo sería no sentirme así, sería no sentir que no estoy bien y que sonrió por no preocupar. Los pocos que saben cómo me siento me dicen que todo se pasa y que me voy a acostumbrar… pero ¿Y si realmente no puedo? ¿Y si me tiro así en adelante sin levantar cabeza? Siento que soy como una bomba de relojería que me estoy guardando todo y que estoy dejando cosas importantes de lado. Sé que retomare esas cosas pero… ¿A consecuencia de que? Siento que te hago sentir culpable de algo que está en mi forma de ser, en algo que ha sido acostumbrarme a tener siempre para todo y cuando necesitas que yo sea fuerte… me cuesta serlo. Y me culpo y me machaco… y vuelvo a empezar. Lloro, escribo, respiro y sonrió…. Así hasta que poco a poco mis sentimientos me desborden y necesite volver a empezar este bucle vicioso que me tiene paralizada. Sé que saldré... ¿Pero cuando? 

Primera mañana

10 de abril de 2017, 9:48


Solo han pasado 18 minutos desde que te has ido a dormir y vuelvo a entrar en el mismo bucle del que no llegue a salir anoche. Hice lo que no quería hacer, sentí lo que no quería sentir, reaccione como no quería reaccionar. Pero aquí me tienes escribiendo de nuevo en un intento desesperado por actuar como me gustaría hacerlo sin necesidad de tener que llorar, escribir o ver mil series. ¿Qué penoso verdad? Cuando lo leas dirás que no llevo razón, que me entiendes y que es normal. Que me entiendas no le da ese sentido de normalidad a como me estoy sintiendo, eso no quita para que yo debiera ser más fuerte y no sentirme de esta manera. Supongo que es como todo, que el tiempo hace de algo nuevo hoy mañana algo a lo que te has acostumbrado… supongo que estoy en el proceso de acostumbrarme. Pero me voy a tener que estás acostumbrando siempre. A cada cambio de trabajo, de sitio o de horario yo voy a tener mi proceso de acostumbrarme y eso es lo que me aterra. No me agradan en exceso los cambios, siempre me acabo adaptando, pero no me gustan. Con estas palabras no pretendo hacerte sentir mal, me pediste que en todo momento fuera sincera y plasmandolo en un papel parece que se me hace más sencillo… Descansa mucho, te quiero.

9 de abril de 2017

Primer día

La verdad no pretendía plasmar con palabras todo lo que me ronda la cabeza, no quería ni preocuparte ni agobiarte ni que te sientes triste. He de reconocerte que llevo un buen rato repitiendo en mi cabeza la frase “Debo esforzarme”, me he puesto dos series para no pensar y lloro cual diluvio en un intento de desahogarme y sentirme mejor.

Cada pocos minutos miraba el reloj deseando que llegaran las deseadas 23:30 con la esperanza de saber un poco como iba todo, que me contarás y ya por ultimo las buenas noches.  La deseada hora llegó y solo recibí un rápido y conciso “buenas noches”, en ese momento me tuve que recordar que me dijiste que podría pasar que es el primer día y que estarías más agobiado. Entonces repetí la secuencia para poder calmarme y actuar como tú realmente querrías que actuara, no como en verdad lo estoy haciendo: Vuelvo a repetirme que “debo esforzarme” varias veces, intento poner otra serie para no pensar (pero no lo logro) y finalmente sigo llorando para sentirme mejor. Mentiría si dijera que ha funcionado. Mentiría si dijera que logre calmarme y me fui a dormir para mañana poder hablar contigo.

Mi mayor deseo era seguir esperando el nuevo mensaje, pero eso  no debo hacerlo… no me dejarías hacerlo… intentaré no hacerlo. Me tomaré algo en un intento de caer rendida para no pensar. Probablemente me despierte más de una vez y más de dos para leer tus posibles mensajes, hasta puede que lo deje en vibración para poder enterarme y tardar poco en hablarte. Sé que si logro hacerlo te enfadarás conmigo, pero si lo hago será porque necesite hacerlo para “intentar dormir”. No debería seguir escribiendo mucho más, sé que puedo aturullarte con los mensajes que ya te he enviado y que con las prisas sin querer no habrás visto. No pasa nada, no puse nada que no te haya dicho antes o que no te vaya a decir ahora: que te amo, que estoy muy orgullosa de ti y que realmente espero con el tiempo estar a la altura que necesitas que este. Hasta mañana.

26 de marzo de 2017

Yo, tú, nosotros

Cuando mis sombras me superan, te superan, nos superan.

Cuando al final siempre me dejo llevar por lo que no debo y te hago daño, me hago daño, nos hago daño. 

Cuando todo es más difícil de lo que pensaba y por mucho que me esfuerce no sale como quiero y entonces me enfado, te enfadas, nos enfadamos.

Cuando intento mejorar pero no lo consigo y entonces me desespero, te desesperas, nos desesperamos.

Cuando no me dejo ayudar y entonces me desespero, te desesperas, nos desesperamos.

Cuando miles de pensamientos me aturullan pero no puedo callarlos y entonces cometo un error, cometes un error, cometemos un error.

Cuando no me doy cuenta y entonces todo me supera, todo te supera, todo nos supera.

Cuando intento hacerlo bien pero no sé cómo hacerlo y entonces me pongo mal, te pones mal, nos ponemos mal.

Miremos cómo miremos las cosas, todas nacen de mí, surgen de mí… y entonces todas te hacen daño a ti, te entristecen a ti… y entonces te perderé. Ese día llegará cuando menos me lo espere, cuando tu no puedas más, cuando tú te canses de estar así y decidas que la felicidad no es lo que tienes a mi lado… y ese día me reprochare como hago en estos momentos todo lo que no soy y quiero ser. Sé que te desespero mil y una veces, sé que no soy en muchos momentos lo que debería ser para que tú estés feliz… de verdad que lo sé. Pero no descubro que me pasa, no descubro como salir de una vez por todas de entre las sombras, no descubro como parar mis bucles infinitos que muchas veces no expreso.

De verdad que no descubro las formas ni las respuestas que necesito, que necesitas, que necesitamos…

Y lo siento tanto, que se me encoge el corazón de solo pensar que durante un segundo… has llorado o sufrido por mi culpa.


Te quiero

22 de marzo de 2017

Diferentes

Se que en estos momentos piensas que no me convienes y que tu forma de ser es dañina para mi. No, mi vida, no. Jamás olvides que eres la persona que me hace querer crecer y mejorar, la que me recuerda día a día que no debo dejar de luchar por mis sueños y que jamás deje de ser feliz. Eras tú, eres tú y serás tú esa persona que está a mi lado para la bueno y lo malo... como yo para tí.

En estos momentos cuando mi enfado se va diluyendo poco a poco, me doy cuenta de las miles de veces que olvido que para lo bueno y malo somos personas muy diferentes para expresarnos, y que eso por encima de todo no quiero ni debe cambiar. No quiero que cambie porque te quiero como eres, aunque muchas veces mi impulsividad me haga olvidar estas diferencias... diferencias que nos hacen más fuertes ante cualquier situación y que aunque tú lo pienses, no me hacen daño.

¿Yo confio en ti y tú en mi verdad?
¿Yo te quiero y me quieres verdad?

Pues eso es lo más importante, y que ambos tenemos claro que queremos estar el uno al lado del otro y compartir nuestro tiempo juntos, eligiendonos cada día. Gracias por volar a mi lado. Te amo

5 de marzo de 2017

Bienvenido

De tantas cosas hemos hablado este fin de semana, que no puedo dejar de pensar en todas ellas. SI lo sé no debería tener estas ganas terribles de llorar, pero muchas veces es mi única manera de expresar o de soltar todas las emociones que guardo diariamente. Si tuviera que elegir algunas de las emociones que predominan en estos momentos probablemente diría que la tristeza, el miedo y el sentirme afortunada.

Muchas veces me gustaría cambiar todo aquello que hace que tú sufras o te agobies, por eso siento mucha tristeza y mucho miedo de que un día cuando yo menos me lo espere no puedas más. No puedas más a pesar de quererme, y entonces te vayas. Ese es mi mayor miedo, que yo misma sea la causa de tu marcha. Por otro lado me siento tan tan afortunada de haber encontrado a una persona como tú con la que compartir mí tiempo, con la que poder ser yo misma de verdad, con la que contar diariamente, con la que querer crecer cada día, con la que soñar y pelear por nuestros sueños.

Todos dicen que el amor verdadero siempre es el primero, yo diría que puede venir cuando menos te lo esperas y en mi caso: eres tú. Probablemente estés sorprendido y no entiendas porque dije eso, lo dije porque lo siento así y no me cabe duda alguna. Siempre que digo algo me gusta darle forma con más sentimientos para que me puedas entender mejor, usare algunas de las razones por las cuales tengo claro que tú eres mi amor verdadero. Sacas lo mejor de mí, siempre siempre me respetas me quieres y me cuidas, nunca dudas de que pueda ser capaz de lo que yo quiera, me haces feliz, me haces querer disfrutar de la vida al máximo, me haces reír, tienes claro lo que quieres en tu vida, eres buena persona, eres sensible…. 

Si quieres sigo pero creo que mis ojos cada vez que te miran dicen mejor que con palabras lo que siento hacía ti. Sencillamente gracias por todo lo que haces, que es más de lo que jamás puedas imaginar…. Bienvenido a mi futuro. Te amo

7 de febrero de 2017

Supongo

Supongo que me he cansado de las actitudes inmaduras, de las excusas sin fundamento, de las promesas sin futuro, de los emoticonos a través de una pantalla.

[Cuando esperas más y recibes menos.]

Sé que la vida cambia y avanza pero a veces echo de menos aquellos años en los que todo parecía diferente, el pasado un recuerdo agridulce del que aprender, en los que el futuro era ilusión, el día a día ser feliz ayudando y las noches sin sombras oscuras.

[Cuando todo me resulta repetitivo.]

Supongo que son fechas, épocas y momentos que tiene que acabar pasando para poder saborear mejor los días con sabor felicidad pero a veces el miedo a equivocarte o el miedo a dejarte llevar por las sombras y hacer daño  a quien quieres pueden ser tus peores enemigos.

[Cuando quiera cambiar cosas, que no puedo cambiar]

Qué fácil es decir que no pasa nada, sonreír, hacer algunas bromas y que los días vayan pasando hasta que todo invierno de un respiro y empiece a llegar la primavera. Pero dentro de ese invierno, estás tú. Incansable a mi lado. Sonriendo a mi lado. Soñando a mi lado. Viviendo a mi lado. Riendo a mi lado. Peleando a mi lado.

[Cuando tu abrazo es m mayor consuelo.]

29 de enero de 2017

Percepciones



Qué fácil es decirle a alguien que no debe sentirse menos, que fácil es pedir que cambies tus pensamientos de culpabilidad, que fácil es pedir sonrisas. Qué fácil es todo eso cuando no eres tú la persona que se siente de mil maneras, y ninguna bonita. Que sencillo es intentar arreglar un problema, que tú no has causado y que por mucho que te esfuerces no depende de ti que se arregle.

Muchas veces ocultamos esos sentimientos que creemos que la gente no va a entender, no deberíamos ya que es como un bomba que un día acabara explotando. No me gusta ocultar como me siento, no suelo hacerlo… no suelo saber hacerlo. Pero en algunas ocasiones es la mejor solución cuando no logras expresar como te gustaría y por consecuencia sientes que no se comprenden unos sentimientos o un problema que tienes con la percepción de ti misma o de todo aquello que haces.

No busco todas las respuestas a mis sentimientos ni una solución para que desaparezcan mis sombras, a veces simplemente paciencia y un abrazo. Pero puede que sea difícil ponerse en la piel de alguien que te importa y comprender que es incapaz de verse a sí misma como tú la ves, que no puede evitar sentir ese halo de culpabilidad por lo que sale mal y que aunque no se vea daría millones por cambiar esa manera de verse a sí misma y a todo lo relacionado con ella. 

A veces simplemente buscamos un ojo crítico que sepa ver cuando esas malas formas o esa discusión, en el fondo son una respuesta ante el miedo de estar haciéndolo mal o no ser lo que aquel que le importa espera.

19 de enero de 2017

Palabras



Te debo más de unas palabras… y más de dos, te debo miles de palabras y de textos agradeciendo las miles de cosas que haces por mí. Pero simplemente a veces, las palabras se te atragantan y solo logras sonreír o besar a la persona que quieres.

Sé que no me juzgas porque no escriba y entiendes que las palabras no salgan muchas veces, y de nuevo gracias por eso. Pero hoy no estamos aquí por esa razón, lo sabes tú y lo sé yo.

Estamos aquí porque aunque no lo creas si me doy cuenta de todo el esfuerzo que haces cada día para superar las barreras que muchas veces te impiden mostrarte como yo realmente creo que eres. Sé que muchas veces me desespero por ello y te pongo nervioso, lo siento por todas esas veces y por las que están por llegar. Si algo tengo claro es que nada es fácil y todo requiere tiempo y esfuerzo, por eso quiero esforzarme a tu lado.

Quiero ir sumando momentos, tanto buenos como malos, que nos hagan mejorar y crecer como personas… eso si juntos.

Quiero seguir durmiendo abrazada a ti sabiendo que duermo y despierto con la persona adecuada. Quiero poder planear mil y una locuras, a cada cual más extravagante y extraña.
Quiero ir por la calle haciendo el tonto sabiendo que me lo harás conmigo.
Quiero estar viendo como disfrutas del arco y sentirme orgullosa de ti.

Quiero que juntos vivamos nuestra locura a nuestra manera, sin arrepentirnos jamás. Quiero que jamás dejes de confiar en mi y en sentir que voy a estar a tu lado. Quiero que seas feliz, quiero que seas feliz a mi lado. Quiero todo eso porque decido elegirte cada día, porque lo tengo claro y no voy a desistir en estar a tu lado. Quiero todo eso porque eres especial y diferente, y me encanta cada día descubrirte y entenderte un poquito más. Quiero todo eso, porque te amo.

26 de octubre de 2016

¿Qué ocurre?

¿Qué ocurre si mis sombras me separan de aquellos a los que quiero?
¿Qué ocurre si no logro qué se entienda el cómo me siento y por qué?
¿Qué ocurre si creo que solo hago daño a los que me importan?
¿Qué ocurre si soy cual piedra en la mochila de alguien?
¿Qué ocurre si no soy capaz de hablarlo con nadie más que diciendo un par de palabras?
¿Qué ocurre si necesito ayuda pero no la pido, porque no se pedirla
¿Qué ocurre si no puedo evitar esos sentimientos?

¿Qué ocurre entonces?