1 de septiembre de 2016

Tú, mi persona

Puede que no sea el mejor momento para coger el corazón y ponerme a escribir estas palabras, o puede que si , pero al menos se va a intentar. Pueden salir muchas cosas de mi cabeza y corazón, pero creo que sabes que todas y cada una de las palabras que te escribo son sinceras y que yo eso de mentir se lo dejo a otros.

Puede que no sea nuestro mejor momento, no voy a decir lo contrario, pero precisamente por eso es cuando más crecemos como personas y como pareja. Nadie dijo nunca que querer a alguien fuera fácil y una relación menos aun.

Esta vida está llena de momentos increíbles o momentos normales, momentos tristes o momentos alegres, momentos difíciles o momentos fáciles, momentos amargos o momentos dulces… pero si algo tengo cada vez más claro es que todos esos momentos y los que tengan que venir los quiero vivir contigo a mi lado. Despertarme cada mañana sabiendo que estás ahí, que quieres estar ahí y que estarás ahí al día siguiente. Sé que en momentos así ambos tenemos ese miedo atroz de no hacer feliz al otro, pero la verdad creo que ha llegado ese momento de inflexión de dejar de pensar así. Hemos vivido bastantes rachas y no todas alegres ¿Y aquí seguimos no? ¿Será porque ante todo simplemente nos queremos?

Te quiero. Por encima de todo y de todos. No va a cambiar, no me voy a ir de tu lado, Recuérdalo.
A veces puede que te odie porque me haces de rabiar, o me desespere porque todo lo quiero aquí y ahora. A veces puede que tenga muy malhumor, a veces puede que necesite decir que y como siento algo en ese momento, a veces puede que me fallen las formas. Pero nunca he dudado de lo que siento hacía ti.

Nunca he dudado de que me haces feliz. Nunca he dudado de que eres mi pilar más importante. Nunca he dudado de que voy a esforzarme por hacerte feliz en todo momento. Nunca he dudado que voy a apoyarte hagas lo que hagas y que estaré orgullosa de ti. Nunca he dudado de que voy a ayudarte. Nunca he dudado de que quiero todas las locuras que se nos pasen por la cabeza. Nunca he dudado que me quiero casar contigo. Nunca he dudado de que eres tú mi persona.


Eres mi niño, mi enfermero, mi vida, mi amor, mi pareja…podemos llamarte como quieras pero siempre vas a ser tú. Feliz aniversario, por muchos muchos muchos más años juntos. Te quiero mi vida.

19 de agosto de 2016

Me esfuerzo


Frustración. Eso es lo que siento últimamente. Parece que todo va a mejor en esta historia pero no porque yo haga mejor las cosas,sino porque tú haces mejor las cosas. Parece que todo avanza, pero yo me he quedado estancada...¿Por qué?

Impotencia. Me digo día tras día que es una racha, que todos las tenemos, que cuando menos me lo espere me costará menos escribir. Pero las semanas pasan y sigo notando como no logro que las palabras fluyan. Se me atragantan cada vez que quiero liberarlas, se me atragantan y me ahogo y siento miedo...miedo a perderte.

Rabia. Me esfuerzo. Me esfuerzo cada día más que el anterior por ser mejor persona y poder hacerte feliz. Me esfuerzo cada día pero solo veo que te hago daño. Me esfuerzo cada día pero no veo mejoras en mi. Me esfuerzo cada día pero siento que mereces algo mejor. Y me derrumbo. Me esfuerzo al día siguiente por hacer mejor las cosas pero con tristeza y miedo en los ojos. Tristeza y miedo al notar que ese día, también te hice daño...pero al día siguiente me esfuerzo más que el anterior.

Tristeza. Se que soy una persona potencialmente negativa y cabezota. Se que se agradecería que confiara más en mi y dejara de darle a la cabeza. Pero, para bien o mal soy así. Y necesito decirlo. Que no diga las cosas no hace más fácil mi cambio de actitud, al contrario, porque me callo lo que siento. Siento tristeza porque te hago sentir mal cuando expreso lo que siento, jamás será mi intención hacerte sentir de esa manera, pero necesitaré decirlo...para obtener una sonrisa y un abrazo tuyo que es lo que realmente me recuerda que me quieres y que vas a estar a mi lado. Pero sin esa sonrisa o palabras de apoyo, yo me escondo cual caracol en mi concha...y no quiero eso.

7 de agosto de 2016

Repasando

Hace poco más de un mes, decía que no estaba bien y que posiblemente necesitara ese abrazo que nunca pediría. Ahora, releyendo mis palabras, analizando lo vivido y lo que está por llegar...no sabría decir qué es lo que me pasa. Pienso en lo que me rodea y salvo situaciones de mas responsabilidad o situaciones nuevas que dan miedo, no me puedo quejar.

Pero entonces...¿Por qué siento que hay algo que no encaja? ¿Por que me guardo mas mis cosas y sentimientos cuando eso jamás fue un problema? Es tener esa sensación de miedo, inseguridad y debilidad que jamás había sentido cuando escribía o decía lo que sentía. Siempre he sido muy sincera en ese sentido, pero ahora me cuesta. Me cuesta mucho, más de lo que quiero reconocer. ¿Por qué?

En una situación normal no le daría importancia o lo achacaría a una simple racha...pero tengo la sensación de que te hago daño y que te perjudico. Eso es lo que más miedo me da de todo esto: Tú
Si lo se me has dicho una y un millón de veces que no te vas a ir, que soy importante pata ti y que me necesitas a tu lado. Pero esa sensación de no ser a veces capaz de decir todas las cosas que siento, o estar mas cortada por miedo a incomodar, el pensar que si no lo digo será mas fácil de llevar si te vas, mirarte alucinada en cada declaración que me haces preguntándome si eres real, acariciarte y pensar que no quiero que esto acabe...

Son tantos los miedos que van creciendo cuanto más tiempo pasa, que por eso creo que me cuesta decir que siento. Realmente se que eso no ayuda, pero probablemente sea la solución que ha elegido mi cabeza en un intento de o no sufrir (en un hipotético caso) o de no hacerte daño. Porque ante todo y por encima de todo me preocupas tu, más que yo y mis sentimientos..

No es mi mejor texto, pero es una buena manera de retomar eso que no debí dejar a un lado..

27 de junio de 2016

Cambios

Más de dos meses, más de dos meses han pasado sin que escriba en mi blog. Miro la página en blanco deseando que todo aquello que guardo vea la luz y asi poder sentirme un poco más liberada. Pero se me hace difícil, y no lo entiendo.

Nunca se me hizo difícil plasmar en un papel aquello que siento. ¿Por qué se me hace difícil? ¿Me está pasando algo? Supongo que en estos meses me estoy volviendo mas introvertida por todo lo que me rodea. No me gusta este cambio. Es una inseguridad constante a decir qué siento. Es una una sensación de soledad. Normal que me sienta así me da miedo molestar a aquellos que les importo. No entiendo este cambio en mi. Quiero volver a ser la que era antes. ¿Cómo puedo volver a ser la que era?

Muchas cosas han pasado. Muchas cosas han empezado. Muchas más cosas han acabado. No me gusta que se acaben las cosas. Me da miedo empezar cosas buenas. Bueno en verdad también me gustan las cosas nuevas. He sentido y visto cosas que jamás me pensé que sentiría ni vería, es lo que tiene elegir una profesión como la mía, cada día puede ser completamente diferente al anterior. Cada día recibía lecciones de vida de gente que tenía mucho menos que yo, pero valoraba más que yo. He visto calamidades en una sociedad hipócrita que muchas veces dice ser solidaria, pero solo cuando quieren. He tenido que aprender a dejar mis problemas tras una puerta, porque aquellos que me veían todas las mañanas necesitaban una sonrisa de apoyo y mis problemas no tenían cabida allí. He descubierto mis limites y creo que muchos los he superado, otros me han ganado a mi, pero esos son otra batalla. He cerrado puertas y ahora me toca abrir otras. ¿Cuáles? Todo ha cambiado. Los meses han corrido rápido sin casi darme cuenta.

Nosotros también hemos cambiado, pero la verdad creo que para bien. Las cosas no mejoran si no hay cosas por las que luchar, y si algo estoy descubriendo contigo, es que eres mi motor cada mañana. Tenemos muchas cosas que mejorar, nadie es perfecto, pero la verdad prefiero tenerte a mi lado mientras aprendo a ser mejor persona. Te miro y pienso que eres un espejismo, pero día tras día sigues ahí sin darte cuenta de lo importante que eres para mi. Pasan los meses y no dejamos de hacer planes locos, nuestros planes locos. No quiero que nada cambie.

Me ha costado escribir. No se por qué me ha costado escribir. Creo que es una manera de evitar recordarme que necesito un abrazo aunque no lo pida. Creo que es mi manera de evitarme reconocer que a lo mejor no estoy bien. Aunque en verdad no lo se...

23 de abril de 2016

Se muchas cosas

Se que muchas veces es complicado entenderme, que tengo reacciones exageradas y que no debería tener.

Se que parezco un volcán cuando me enfado y
que soy mas cabezota de lo que probablemente reconozca.

Se que me preocupo demasiado por todo y que no paro de darle vueltas a todo.
Se que si no tengo controladas algunas cosas me agobio y puedo resultar pesada.

Se que soy muy muy muy muy sensible y que sin yo quererlo me afectan las cosas,
a veces más de lo que deberían.

Se que tengo inseguridades y que aunque me has demostrado que eres diferente,
a veces sigo teniendo miedo.

Se que a veces necesito más de lo que debería necesitar.

Se qué muchas veces debo repetirme que estás ocupado para no llenarte a mensajes,
pero se que lo intento siempre.

Se que debo mejorar estas y mil cosas más, pero también se que te quiero.

También se que aunque me cueste explicarte mis miedos, se que debo y quiero hacerlo.
También se que has cambiado mi mundo.

También se que me encanta llenarte las redes sociales de moñerias, simplemente porque soy asi.

Tambien se que me encanta verte competir, que me mires cuando acabes y poder tranquilizarte si lo necesitas.

También se que me encanta cuando intentas entender los Scouts o cuando vienes a buscarme.

También se que necesitas tiempo para pensar en frió y hablar las cosas, aunque yo lo quiera en el ahora he descubierto que en frio se hablar mejor.

También he descubierto que esa horchata que tienes en las venas es un buen tranquilizante para las mias, aunque todavía se me haga raro.

También se que me haces querer ser mejor persona, aunque a veces parezca que no quiero mejorar. también se que eres sensible, incluso a veces más que yo y no me doy cuenta de que necesitas tiempo para las cosas.

También se que me pone todavía nerviosa cuando me miras fijamente y sonries embobado.

También se que seguimos estando locos, pero que como dije desde el primer día, me gusta estar loca si estoy a tu lado.

También se que nos quedan muchas cosas por delante, podrán ser buenas o malas, pero no me importa mientras sienta tu mano cogiendo la mía...y yo cogiendo la tuya.

Se que te quiero en mi presente y en mi futuro. 

21 de abril de 2016

Sombras

Es tan fácil pintar máscaras alrededor de nuestro rostro en un intento de no preocupar a aquellos que te importan, que te acabas acostumbrando a engañarte a ti misma. Sé que no debería ser, pero hay tantas cosas que son y que no deberían.

Todos tenemos sombras, unos más que otros. Sombras que por mucho que las escondas debajo de la cama o en el armario, cada anochecer te dan las buenas noches para que no te olvides de ellas. Algunas desaparecen con el tiempo, otras son creadas por el tiempo. Unas las borras día a día, otras la propia experiencia las dibuja en tus pensamientos. Unas son grises claritas, otras de un negro carbón. Pero para mi las peores, son aquellas que aparecieron en tu infancia y que aunque en momentos buenos son menos visibles normalmente las malas experiencias y las heridas las hicieron tan fuertes que a veces dudas si algún día se irán.


No suelo esconder todas mis sombras, algunas dejo que se vean, no a cualquier persona por supuesto. En cambio hay otras, las más fuertes y oscuras de todas, que no quieres que nadie las vea. A veces se escapan y alguien puede intuirlas, ahí es cuando quienes pensabas que iban a estar a tu lado deciden que esas inseguridades son demasiado fuertes como para seguir en tu vida o que simplemente no les importabas tanto como para querer ayudarte. Una tras otra al final decides guardarlas bajo llave. Tan acostumbrada estas que eres una gran experta. Pero aunque muchos lo parezcan, nadie es de piedra. 

Nunca me he considerado de piedra, al contrario, soy la cosa más sensible que os podáis imaginar y me gusta decir qué siento, pero no hablar de mis sombras. Sombras que tenía controladas (más o menos) hasta que apareciste él. ¿Por qué él? Ya he contado muchas veces que dio la vuelta a todo lo que yo había creído hasta el momento y que no dejó nada en orden. Ya he contado que a veces me pregunto qué verá para querer compartir conmigo su tiempo.

Tiendo a la negatividad, es un hecho. Pero por suerte eso también parece que cambia, desde que le tengo a mi lado. O al menos cambia en cierto punto, porque no quiero que vea esas sombras que tan cercanas a mi están. No quiero porque esas sombras son las que en estos años han alejado a muchas personas de mi, y por consecuencia mi mente da por hecho que volverá a pasar.

Sé que mil y una veces me ha repetido que eso no va a pasar, pero se lo difícil que es lidiar con las sombras de alguien. Sé que esas sombras son la causa de muchas de las cosas que puedo hacer mal a lo largo del día. Y se que puede cansar. Solo espero, que por una vez sea la excepción que confirma la regla.

24 de marzo de 2016

Evidencias

Dicen que para encontrar la solución a un problema, primero hay que reconocerlo. ¿Y cuando lo has reconocido lo tienes más que claro pero no sabes como solucionarlo? En ese punto me encuentro yo.

Llevo mucho tiempo negando evidencias que cada día eran más claras, evidencias que probablemente alejaron de mi a muchas personas. Evidencias cada vez más grandes y más serias, pero que nunca quise ver. No las quería ver porque ya me machacaba a mi misma lo suficiente, como para encontrar algo mas con lo que hacerme daño.

Soy experta en culparme por todo a mi misma, soy experta en anteponer la felicidad y el bienestar de otros al mio, soy experta en creer que una simple discusión puede alejarme de quien más quiero...soy experta en depender de las personas que me importan. Todo gira en torno a su opinión hacía mi, en su reconocimiento y en su felicidad. Dependo de las personas para ser feliz, aunque pueda serlo sin necesidad de eso. Pero no se hacerlo. Pero no se cómo cambiarlo...y ahí está mi problema. Puede no notarse o parecer banal en la vida cotidiana, pero es más visible de lo que parece, da más disgustos de los que parece (a mi y a quien me rodea) y me da realmente miedo que me aleje de esas personas.

Es tan fácil recibir consejos o leer artículos de cómo no actuar de esa manera, pero la realidad no es así. Quienes te aconsejan no saben ese agobio, esa tristeza o ese desazón cuando no logras hablar con una persona, o cuando crees que eres la causa de ese enfado tonto que en verdad no tiene importancia, o esa inseguridad continua y ese miedo a no contentar a todos y hacer felices a todos. En la realidad, encontrar la solución o el punto medio es más complicado de lo que parece. No por ello imposible. Pero si difícil.

Y en esa batalla que decidí pelear, temo perder a aquellos que me rodean y que se ven afectados por mis inseguridades constantes y mis miedos constantes. Nadie es de piedra, y en algún momento se puede cansar más de uno. Supongo que ese es mi mayor miedo.


5 de marzo de 2016

Solo palabras, palabras para ti

No tengo muy claro cómo deberían empezar unos votos. Supongo que es una promesa de que vas a estar con una persona ocurra lo que ocurra. Yo esa promesa ya te la hice, y te la sigo haciendo cada día que elijo pasar mi tiempo contigo.

Lo prometo cada día que me preocupo por ti. Lo prometo cada vez que pienso en como hacerte feliz a mi lado. Lo prometo cada noche que sueño con poder despertar a tu lado. Para mi esto no es solo plasmar lo que ya siento sino todo aquello que intento demostrarte cada día.  

Incluso te lo demuestro con mis miedos que no puedo evitar muchas veces. Esos miedos son el reflejo de lo consciente que empiezo a ser de los sentimientos que tengo hacia a ti. Esos miedos son el reflejo de que esto es diferente a cualquier cosa sentida por nadie y son el reflejo de que no quiero perderte.

No es el simple sentimiento de querer a alguien, de desear a alguien...es el sentimiento de saber que eres esa persona con la cual me planteo un futuro,  con la cual me gustaría hacer planes locos y románticos, con la cual la idea de una casa o una familia no da tanto miedo sino más bien deseo e ilusión.

Creo que ya te he dicho bastantes veces que voy a estar aquí.  Que voy a estar en tus enfados, que voy a quitar a base de cariño tus miedos, que te apoyaré en tus locuras, que celebraré tus alegrías, que resolveré tus dudas, tendré paciencia infinita en esos momentos que no sabes como decir lo que sientes. Da igual el momento, ahí voy a estar.

Ahora tocaría prometer. Podría hacer una eterna lista de qué prometerte,pero mejor demostrarlo día a día. Mientras me quieras a tu lado, aquí me tendrás.

Por último, jamás olvides que esa persona de la cual me he enamorado eres tú. Que eres diferente a todos los que antes había conocido, que eres especial...que me haces sentir especial y que jamás nadie me había tratado ni demostrado lo que tú...Gracias por dejarme estar en tu futuro, y bienvenido al mio. Te quiero

20 de enero de 2016

Sombras y luces

Mucha gente dice que es imposible querer a alguien cuando tiene sombras de su pasado, hay gente que dice que no puedes olvidar tus sombras, hay gente que dice que el pasado siempre vuelve. 

Yo digo que cuando quieres a alguien, su pasado te da igual y que si realmente quieres a esa persona la ayudarás a que sus sombras dejen de hacerle daño. Yo digo que si, el pasado puede volver, nadie puede olvidar lo que ha vivido...pero lo que si podemos es mirar con una sonrisa a ese pasado y decirle que lo importante es el presente.

Has logrado muchas más cosas de las que nadie logro nunca, todas ya las sabes y no pretendo repetirme. Pero una de las mejores cosas que has logrado en mi es saber valorar el presente. Has hecho que me de cuenta de la suerte que tengo de que estés a mi lado y me ayudes a quitar esas sombras que con miedos aún me atacan.

He pasado y vivido muchas cosas, muchas diría yo a veces, pero no suelo arrepentirme de lo que hago con sentimiento. Visto en la lejania, merecia mas de lo que recibí. No es algo que me martirice ahora, es algo que me hace ver que por una vez alguien me quiere bien y no me quiere a su manera. 

Por una vez los sentimientos son 100% recíprocos.
Por una vez alguien ve el mundo de la misma manera que yo y quiere vivirlo a mi lado.
Por una vez no me da miedo decir lo que siento alejada del refugio de mi blog.
Por una vez puedo comerme el mundo.
Por una vez puedo ser yo misma, incluso dejando ver mis inseguridades.
Por una vez...no hay peros, no hay pegas...no hay nada malo.

Y todo ello es gracias a ti. No me cansaré de demostrarte que eres un pilar en mi vida, que quiero hacerte feliz cada día, que voy a estar aquí para lo bueno y lo malo, en la salud y en la enfermedad....Te quiero

25 de diciembre de 2015

Mi mejor casualidad

Odio comparar, las comparaciones son odiosas. Unos pierden, unos ganan, unos se sienten halagos y otros ofendidos. Pero es imposible no hacerlo. Creo que lo llevamos en los genes, aunque sea minimamente todos alguna vez lo hemos hecho. Llevo varios días observándote más de lo normal. No es que antes no lo hiciera, al contrario, sabes que no me canso de mirarte con esa carita mía que se me queda. Me refiero a que si, te observaba, pensaba, analizaba y si por desgracia comparaba. Siempre salias ganando en mis conclusiones, conclusiones que me hacían seguir pensando...yo y mi eterno bucle de pensar.

Esas conclusiones me hicieron darme cuenta de que el amor no tiene que doler, el amor no es todo aquello doloroso y sacrificado que nos venden. El amor es cariño, felicidad, espontaneidad, sorprender, roces, miedos, inseguridades...pero dolor...¿Por qué también dolor?

Empiezo a darme cuenta que ninguna relación, sea del tipo que sea, es fácil pero de eso a conformarte con situaciones que no te hacen feliz o a sentirte coartada con alguien por no perderle hay una linea ya un poco gruesa. Por suerte de eso me doy cuenta contigo.

Contigo porque hiciste que todos mis esquemas cambiaran. Contigo porque cada segundo que paso a tu lado me siento más afortunada. Contigo porque no dejo de ver el enorme corazón que tienes, y eso, no deja de enamorarme. Contigo porque me estás enseñando no solo a soñar, sino a cumplir esos sueños...que por suerte, son contigo mi vida. Contigo porque me demuestras en pequeños detalles que me quieres. Contigo porque vemos el mundo de la misma forma, puede que yo de una manera más pacifica pero eso se te puede enseñar. Contigo porque me das esa tranquilidad que en mi día a día sin ti, no tengo. Contigo porque mientras estemos juntos, se que podremos con todo.

Jamás pienses que tienes mas de lo que mereces. Te repetiré mil y una veces que eres diferente al mundo, que tienes lo que mereces, que ante todo estoy aquí para lo bueno y lo malo porque te quiero, que no me voy a ir a ningún lado, que esos miedos que tengas te los quito a besos...que te quiero.