1 de junio de 2013

¿Comenzamos el camino?

Llevo varios días intentando escribir, pero como tantas veces me ocurre no encuentro las palabras.
Están siendo días raros, demasiadas cosas en la cabeza y tan poco tiempo para dedicarle a todas ellas.
Sentimientos de rabia, tristeza, desilusión, nervios y también alegría tengo a mi alrededor cuando me levanto, duermo, como y estudio.
Cansada de la opinión de la gente, intento evadirme de comentarios que solo hacen que dude de lo que no tengo que dudar, de lo que yo se que estoy haciendo bien.

Volviste, volvimos a ser nostros.
Volvimos a ser esas persona que nunca debeimos de dejar de ser.
Siempre tú, siempre yo, siempre nosotros.

Pensaba que vivir sin tus tonterías era posible, ahora me doy cuenta de que no.
Me conoces demasiado bien que ya sabes qué hacer y qué decir en cada momento dependiendo de mi estado de ánimo. Ni hace falta que te diga que me pasa algo, ya te das cuenta tú solo y aunque intente mentir o ocultartelo, no puedo.

Me sorprende tanto que hayamos llegado a este punto, que no se si lograré acostumbrarme a ello; pero si algo tengo claro es que no quiero que salgas de mi vida. Demasiadas cosas, demasiado te conozco y me conoces como para dejar que esto acabe aqui.

El truco está en nunca dejar de ser nosotros, en ir caminando despacio pero sin pararnos en esta nueva historia y diferente que hemos decidido volver a escribir.

¿Comenzamos el camino?

1 comentario:

Carlota Bloom dijo...

Yo voy soñando caminos

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
-la tarde cayendo está-.
"En el corazón tenía
"la espina de una pasión;
"logré arrancármela un día:
"ya no siento el corazón".

(Antonio Machado)