12 de abril de 2013

Y darme cuenta de que eres lo que quiero.

Y darme cuenta que son sus besos mi alimento.
Y darme cuenta que es su sonrisa el alimento de mis alegrias.

Cierto es, que miedos muchas noches me acechan.
Cierto es que mi mayor temor es
no verme màs reflejada en
esos ojos que la razón me quitan.

Pero mi conciencia no dormiria tranquila,
y mi corazón de sangrar no pararia,
si dejara ganar la batalla a
las sombras oscuras que nos rodean.

Por eso, mi corazón entrego.
Con la única suplica que me deje velar sus noches,
proteger sus viajes,
curar sus heridas...
Simplemente hacerle feliz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que lindo poeoma espero verlo en el libra que sacaras porque eres la mejor un beso

Teresa Sánchez Sánchez dijo...

Es un poema muy lindo y también tu forma de escribir, es por ello que te mencioné en mi blog. Saludos.