21 de marzo de 2013

¿Costumbre o sentimiento?


Y entonces, plasma en un papel aquello que tu también creíste sentir.
Una mezcla se pensamientos abarrotan tu mente.
No sabes cuales apartar, ni cuales escuchar.

¿Cómo saber si fue sentimiento o costumbre?
¿Le dices que te pasó lo mismo, o guardas silencio?

Tu mente fría coge el control: se lo dices,
pero buscando explicaciones racionales que darle.
Mientras tanto, tú corazón desesperado te pide
que no apartes la posibilidad de que fuera sentimento.
No le escuchas.
Es lo mejor que ambos podéis hacer...¿Verdad?

Intentáis convenceros el uno al otro de lo que estáis haciendo es lo más adecuado, mientras vuestros corazones gritan desesperados que les escucheìs...
La decisión pasada fue la acertada, estas de acuerdo:
hay que ganar a la inercia, lograr el objetivo de ser amigos.
No sabes sus motivos para querer intentar esta amistad.
Los tuyos los tienes claros: no quieres perder a una persona tan importante para ti, como en lo que el se convirtió.

1 comentario:

Juan Pa Zuñiga dijo...

Genial. Me encantó tu escrito; tiene tantos puntos de vista, 1.- Una reflexión sobre la poesía; 2.-buscarle el sentido a lo que escribimos, 3.- y como trasfondo una relación de amigos, de una persona que significa algo para ti, algo fuerte, inexplicablemente reconfortante. Suena como estructura de una poesía simple y perfecta. Saludos.